Menu

Cese de los ensayos nucleares

Centre d'expérimentation du Pacifique in 1987, and in 1998, after dismantling. Photo credit : CEACentre d'expérimentation du Pacifique in 1987, and in 1998, after dismantling. Photo credit : CEA

Francia es el único Estado poseedor de armas nucleares que ha cerrado y desmantelado su centro de experimentación nuclear. A día de hoy, ya no posee instalaciones que le permitan efectuar ensayos nucleares.

 

El apoyo francés al cese de los ensayos nucleares comprende varios ejes :

- cese definitivo de los ensayos nucleares, anunciado el 20 de enero de 1996.

- desmantelamiento de las instalaciones del Centro de Experimentación del Pacífico, anunciado en 1996 y terminado a finales de julio de 1998. Francia, junto a sus socios de la Unión Europea, hace un llamamiento para que se desmantelen todas las plantas de ensayos nucleares de manera transparente y abierta respecto a la comunidad internacional.

Más información :
- El Ministerio de Defensa publicó, en marzo de 2007, una obra científica inédita totalmente dedicada a los aspectos radiológicos de los ensayos nucleares franceses en el Pacífico. Francia es, a día de hoy, el único país poseedor de armas nucleares que ha publicado tal suma de informaciones sobre sus plantas de experimentación y su entorno inmediato.
- Informe 2008 del IRSN sobre la vigilancia de la radioactividad en Polinesia Francesa

- apoyo al Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos nucleares
 1
, firmado por Francia el 24 de septiembre de 1996 y ratificado el 6 de abril de 1998 con Reino Unido. Francia pide la ratificación universal del TPCE y que se concluya su régimen de verificación. Aporta su apoyo activo, técnico y financiero a la secretaría técnica provisional del TPCE.

La promoción del TPCE es una de las propuestas presentadas por el Presidente de la República en Cherburgo el 21 de marzo de 2008 en su plan de acción en pro del desarme. Fue una de las prioridades de la presidencia francesa de la Unión Europea en materia de desarme y no proliferación durante el segundo semestre de 2008. La entrada en vigor del TPCE es, por tanto, uno de los elementos del plan de acción de la UE en materia de desarme, adoptado bajo presidencia francesa y rubricado por el Consejo Europeo en diciembre de 2008. La Unión Europea ha adoptado, además, un plan de acción que contempla intervenciones sistemáticas a alto nivel en pro del Tratado hasta la conferencia de examen TNP de 2010.

El apoyo de Francia al TPCE también se manifestó durante la presidencia compartida con Marruecos, los días 24 y 25 de septiembre de 2009, de la conferencia (denominada « del artículo XIV »)
 2
para facilitar la entrada en vigor del TPCE.

Francia se felicita por la dinámica actual a favor de la entrada en vigor del TPCE. En el discurso pronunciado en Praga, en abril de 2009, el presidente Obama se comprometió a trabajar con el Senado para que Estados Unidos ratifique cuanto antes el TPCE, y para abrir a continuación una « iniciativa diplomática de alto nivel » que garantice su entrada en vigor. La ratificación estadounidense puede incitar a los otros ocho Estados del anexo 2 que todavía no han ratificado el Tratado a que lo ratifiquen..

Por otra parte, Francia participa en la consolidación del régimen de verificación y aporta su apoyo a la comisión preparatoria de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos nucleares (OTPCE). Es responsable de 24 estaciones de vigilancia.

A escala europea, tres acciones comunes, adoptadas en el marco de la Política Extranjera y la Seguridad Común (PESC) de la Unión Europea, se han concretado en campos como la formación, la intensificación de los resultados del régimen de verificación y la asistencia técnica a países terceros. En este último campo, varios proyectos beneficiarán al mayor número posible de países entre los 28 países de África y el Océano Índico, en el marco de la tercera acción común actualmente en curso. El apoyo de la Unión Europea participa también en el desarrollo de usos científicos y civiles de las tecnologías del sistema de vigilancia internacional. Este apoyo europeo se ha concretado en un compromiso financiero consecuente ,ya que las contribuciones financieras de la Unión Europea a favor del TPCE superan los 5 millones de euros desde 2006.

Partager

1

Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos nucleares (TPCE)

El Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos nucleares (TPCE, o Comprehensive Test-Ban Treaty / CTBT), abierto a la firma el 24 de septiembre de 1996, prohíbe cualquier explosión nuclear

Seismograph. Credit = CEASeismograph. Credit = CEA

« Cada Estado se compromete a no efectuar explosiones experimentales de armas nucleares o cualquier otra explosión nuclear, y a prohibir e impedir cualquier explosión de ese tipo en cualquier lugar que se encuentre bajo su jurisdicción o control »

Artículo 1 del TPCE

El Tratado organiza un régimen de verificación. La retirada del Tratado es posible si se cuestionan los intereses supremos de un Estado parte.

El TPCE sólo podrá entrar en vigor cuando lo hayan ratificado los 44 Estados que poseían instalaciones nucleares en 1996 (denominados los países « del anexo 2 »). Nueve de estos Estados no lo han ratificado todavía : China, Egipto, Estados Unidos, Indonesia, Irán, Israel (signatarios) así como Corea del Norte, Pakistán e India (no signatarios). En total, 182 Estados han firmado el TPCE y 153 lo han ratificado.

 

Régimen de verificación del TPCE

El Tratado contempla la creación de un Sistema Internacional de Vigilancia (SIV) para detectar, localizar y confirmar cualquier ensayo nuclear superior a una kilotonelada en cualquier punto del globo y sea cual fuere el tipo de tiro. Es una red de 321 estaciones de detección (y 16 laboratorios de análisis de radionúclidos), repartidas por todo el planeta, de las que el 85 % estaban instaladas a finales de 2009 y cuyos datos se transmiten al país del que dependen y a un centro internacional de datos basado en Viena. Francia es responsable de 24 estaciones de la red.

 The Treaty provides for 321 monitoring stations to be set up The Treaty provides for 321 monitoring stations to be set up

El SIV comprende 4 tipos de estación, que se distinguen por la técnica de detección utilizada :
170 estaciones sísmicas
80 estaciones radionúclidos
60 estaciones infrasonidos
11 estaciones hidroacústicas

Aunque el régimen no es completo, sabiendo que la aportación financiera ha sido hasta ahora de más de 1.000 millones de dólares, su eficacia ha quedado demostrada en los dos ensayos nucleares reivindicados por Corea del Norte.

La creación de la red continúa, pero el reto principal estriba en la construcción de las últimas estaciones (situadas en zonas de difícil acceso o en el territorio de países que no han firmado el Tratado) y en el mantenimiento de las estaciones, ya que algunas están en funcionamiento desde hace diez años. El esfuerzo financiero de los países signatarios del TPCE, relativamente modesto, debe, por tanto, mantenerse. La contribución francesa en 2009 fue de unos 5 millones de euros.

¿Cómo se detecta un ensayo nuclear ?

Se pueden emplear distintos métodos para detectar un ensayo nuclear. Todo depende del tipo del ensayo : subterráneo, aéreo o submarino.

- Un ensayo nuclear subterráneo crea ondas sísmicas similares a las de un seísmo. Se puede detectar por tanto con sismómetros.

- Un ensayo nuclear aéreo tiene pocas repercusiones en el suelo y por lo tanto no se pueden utilizar las ondas sísmicas.

En cambio sí se pueden medir las perturbaciones acústicas que genera en la atmósfera. En este caso, se utilizan microbarómetros.

También se pueden medir los productos radioactivos vertidos en la atmósfera durante la explosión. Las estaciones de detección recogen las partículas en suspensión en la atmósfera y señalan la presencia de determinados elementos radioactivos característicos de una explosión nuclear.

- Un ensayo nuclear submarino genera ondas acústicas que se pueden propagar a gran distancia en el agua. Para detectarlas se utilizan hidrófonos. Cuando estas ondas se transmiten a tierra firme, las estaciones de detección sísmica toman el relevo y detectan las ondas acústicas convertidas en ondas sísmicas.

 

2

Destacamos : La Conferencia del artículo XIV del TPCE (24-25 de septiembre de 2009)

Bernard Kouchner. Crédit=ONU/New YorkBernard Kouchner. Crédit=ONU/New York

La sexta Conferencia del artículo XIV del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos nucleares (TPCE) se celebró en la sede de las Naciones Unidas los días 24 y 25 de septiembre de 2009, bajo la presidencia conjunta de los ministros de Asuntos Exteriores de Francia y Marruecos, Bernard Kouchner y Taieb Fassi Fihri.

Ambos países, que suceden a Austria y Costa Rica, dirigirán el proceso para promocionar la entrada en vigor del Tratado en los próximos dos años hasta la próxima conferencia. La gran participación (103 delegaciones, de las que 53 hicieron declaraciones) y el alto nivel de representación dejan patente el éxito de esta conferencia.

Léase : « Declaración final y medidas para promocionar la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos nucleares »

El ministro saludó la confirmación del presidente Obama de su intención de trabajar con el Congreso para que Estados Unidos ratifique el TPCE y expresó la esperanza de que lo hagan también los otros ocho Estados que todavía no lo han ratificado « sepan integrarse en esta nueva dinámica y den, a su vez, un paso decisivo en pro del desarme y de la no proliferación nucleares ».

"El mismo día en que se va a reunir el Consejo de Seguridad, a nivel de los jefes de Estado, para abordar las cuestiones de la no proliferación y el desarme nucleares, esta Conferencia adquiere una importancia política mayor para mi país. Quiero insistir en la responsabilidad que tendremos durante nuestros trabajos. El Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos nucleares, que ya han firmado más de 180 Estados y han ratificado 149, goza de una intensa dinámica política y la perspectiva de su entrada en vigor nunca estuvo más cerca.
A nosotros nos incumbe hoy encontrar la fuerza de convicción para que sea ratificado en la asamblea de las naciones y para que su entrada en vigor consolide de modo decisivo el régimen internacional de no proliferación y nuestros esfuerzos de desarme nuclear.

[…]

Para concluir, deseo hacer un llamamiento solemne a los nueve Estados cuya ratificación es necesaria para que el Tratado entre en vigor. Tienen, en ese sentido, una responsabilidad particular. Con su ratificación enviarán un mensaje de esperanza al consolidar el régimen internacional de no proliferación y la seguridad colectiva. »

Bernard Kouchner, ministro de Asuntos Exteriores y Europeos, el 24 de septiembre de 2009.