Menu

Presentación

Francia acuerda mucha importancia al desarrollo, a escala mundial, de los usos pacíficos de la energía nuclear. Es, efectivamente, una fuente de energía sostenible, y no emite CO2. En el contexto de incremento constante de las necesidades energéticas en el mundo, y en particular en los países en desarrollo, Francia está convencida de que la energía nuclear puede contribuir de manera esencial a satisfacer las necesidades humanas indispensables y al desarrollo sostenible.

La energía nuclear : una competencia francesa

- Francia ha elegido resueltamente la energía nuclear para fines pacíficos como componente esencial de su combinación energética : 78 % de la electricidad eléctrica producida en Francia es nuclear, con 58 reactores en funcionamiento.

- Todas las instalaciones civiles francesas están sujetas a controles internacionales
 1
.

- Hecho único a escala internacional, la pericia francesa cubre todo el ciclo del combustible : extracción del uranio y fabricación del combustible, enriquecimiento, construcción y explotación de las instalaciones, reproceso-reciclaje, gestión de los residuos.

Francia se compromete plenamente para que se aplique el artículo IV del TNP. Cuando cada vez más países desean dotarse de capacidades electronucleares, Francia, conforme a sus compromisos adoptados a efectos del artículo IV del TNP, está dispuesta a responder a esas expectativas, compartiendo su reconocida experiencia con cualquier país que cumpla escrupulosamente todas sus obligaciones internacionales, en particular las que se derivan del TNP, y que persiga de buena fe actividades con finalidades pacíficas.

« Francia está dispuesta a ayudar a cualquier país que quiera dotarse de la energía nuclear civil. No hay una energía del futuro para los países occidentales y países de Oriente que no puedan acceder a ella ».

Nicolas Sarkozy, Presidente de la República Francesa, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima - 24 de septiembre de 2007

No se trata de elegir entre desarrollo de la energía nuclear y respeto de las obligaciones de no proliferación. Está previsto que estos dos pilares del TNP, lejos de oponerse, se refuercen mutuamente para que el mayor número posible de personas pueda beneficiarse de las posibilidades de la energía nuclear garantizando, al mismo tiempo, la seguridad colectiva.

Sin embargo, no podemos hacer caso omiso de los riesgos específicos asociados al desarrollo de la energía nuclear porque se plantean retos esenciales para la seguridad colectiva. Para que la seguridad de todos esté garantizada, Francia considera necesario promocionar un desarrollo de la energía nuclear civil responsable, es decir, que garantice el respeto de las mayores exigencias de no proliferación y seguridad nuclear física y tecnológica. Francia, junto a sus socios europeos, ha presentado propuestas fuertes en este sentido, con miras en particular a la conferencia de examen.

 

La acción de Francia en pro del desarrollo responsable de la energía nuclear civil comprende varias partes :

- Desarrollo de las cooperaciones nucleares bilaterales
Francia coopera con un número cada vez mayor de países, a instancia de éstos, y concede una atención particular a las necesidades expresadas por los países en desarrollo. Ha iniciado asociaciones de largo plazo con varios de esos países, en particular con países del África del Norte y Oriente Medio. La política nuclear exterior de Francia se integra en un marco riguroso, transparente y multilateral.

- Apoyo a las acciones del OIEA en pro del desarrollo de usos pacíficos de la energía nuclear
Francia sostiene activamente el programa de cooperación técnica del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA. Además de participar en el fondo de cooperación técnica, financia con contribuciones voluntarias determinado número de acciones :

  • acoge a becarios en sus institutos de investigación o en servicios de medicina nuclear ;
  • formaciones, en particular en el campo de la radioprotección ;
  • financiación de importantes proyectos, en particular en el campo de la investigación contra el cáncer o la lucha contra la malaria ;
  • apoyo activo a las iniciativas del OIEA en el campo del desarrollo de las infraestructuras necesarias a la introducción de la energía electronuclear en los países que desean acceder a la energía nuclear ;
  • participación de especialistas franceses en misiones periciales para el OIEA en numerosos campos.

- Apoyo a los mecanismos de garantías multilaterales de suministro de combustible nuclear
Durante su presidencia de la Unión Europea, Francia se comprometió, junto a sus socios europeos, en una participación financiera (hasta 25 millones de euros) y técnica de la Unión Europea para constituir un banco de combustible nuclear bajo patrocinio del OIEA. Este proyecto permitirá fomentar el desarrollo de programas electronucleares factibles desde el punto de vista económico, y prevenir la diseminación de las tecnologías sensibles del ciclo del combustible. La constitución de un banco de combustible no excluye iniciativas complementarias, que pueden ser útiles en situaciones y para necesidades distintas. Francia desea promocionar soluciones concretas y pragmáticas, respetuosas con el mercado y las necesidades de los países beneficiaros.

- Participación en las iniciativas de cooperación internacional en el sector nuclear civil
Francia considera que la cooperación internacional es esencial para diseñar una nueva generación de reactores más competitivos, más seguros, más resistentes a la proliferación y que generen menos residuos radioactivos de larga vida.

  • Participa en el foro internacional Generación IV y en el proyecto INPRO del OIEA ;
  • Es un participante activo en la iniciativa GNEP ;
  • El reactor ITER se implantará en la planta europea de Cadarache, en Francia ;
  • Participa en el programa multinacional de evaluación de conceptos (MDEP) cuya finalidad es mejorar la eficacia y eficiencia del proceso de evaluación de la protección de los nuevos conceptos de reactor de potencia.

[Photo europe-p15-iter-feat.jpg
Projet Iter : vue d’artiste du futur réacteur expérimental à fusion nucléaire. Crédit = CEA]

Partager

1

Controles internacionales en las instalaciones nucleares en Francia

Francia, al igual que sus socios de la Unión Europea, pasa controles internacionales de los materiales nucleares civiles Estos controles son realizados por dos organismos internacionales : la Comisión Europea (en el marco de la aplicación del capítulo VII del Tratado Euratom) y el OIEA.

La sumisión al control de Euratom es obligatoria en todos los países miembros de la Unión Europea. El control lo ejerce la Comisión Europea por mediación de la Dirección General de Energía y Transportes. La Comisión comprueba que los minerales, materiales brutos y materiales fisionables especiales no se utilizan para finalidades distintas de las que hayan declarado sus usuarios.

El control de Euratom se concreta especialmente en la comunicación, por parte de los Estados miembros, de todos los datos contables relativos a los materiales nucleares civiles (incluidos los minerales) y la comunicación de las características técnicas fundamentales de las instalaciones. En Francia, todos los materiales civiles se declaran a Euratom. La Comisión efectúa, además, numerosas misiones de inspección en los países de la Unión Europea. Francia representa más de la tercera parte del trabajo de inspección de la Comisión Europea dada la importancia de su programa electronuclear.

Francia ha hecho una oferta voluntaria de sumisión a las garantías del OIEA de determinados materiales nucleares, en el marco de un acuerdo trilateral Francia–Euratom-OIEA que entró en vigor el 12 de septiembre de 1981. El OIEA ejerce un control de finalidad cuyo objetivo es verificar que los materiales nucleares que se le someten no se han retirado de las actividades civiles. La Comunidad Europea es parte de este acuerdo. Garantiza la transmisión de todas las informaciones destinadas al Organismo en lo que respecta a dichos materiales nucleares.

Para contribuir a la consolidación de las garantías del OIEA, Francia firmó el 22 de septiembre de 1998 un Protocolo Adicional a su acuerdo de garantías. Este protocolo entró en vigor al mismo tiempo que los protocolos de otros países de la Unión Europea, el 30 de abril de 2004. El Protocolo Adicional francés contribuye a reforzar la capacidad del Organismo para detectar materiales y actividades no declaradas en los Estados no poseedores de armas nucleares. Francia se comprometió a declarar al Organismo sus asociaciones con Estados no poseedores de armas nucleares y a permitirle verificar, en cuanto sea necesario, la realidad de las instalaciones nucleares correspondientes.