Menu

Presentación

Una acción que beneficia a todos

Según estableció el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 1992, y volvió a subrayar el 24 de septiembre de 2009, la proliferación de las armes nucleares, y también de las armas químicas, biológicas y de sus sistemas vectores, constituye una amenaza para la paz y la seguridad internacionales ; también es una amenaza para las regiones afectadas. Por eso hay que oponerse de manera rotunda.

También es particularmente importante que la comunidad internacional demuestre su capacidad a responder con firmeza a esos retos, cuando cada vez hay más países que prevén recurrir a la energía nuclear para responder a sus crecientes necesidades energéticas. El incumplimiento por parte de un Estado a sus obligaciones debilita la confianza recíproca y perturba el desarrollo de la cooperación internacional para el uso pacífico de la energía nuclear, en perjuicio de la inmensa mayoría de los Estados que cumplen de buena fe sus obligaciones. La proliferación nuclear también puede frenar los esfuerzos de desarme, especialmente nuclear. La lucha contra la proliferación es algo imperativo para la seguridad de todos.

Una prioridad para Francia

La lucha contra la proliferación de las armas de destrucción masiva y de sus sistemas vectores es una de las prioridades de la acción de Francia, tanto al exterior como a escala nacional. Se concreta en tres grandes ejes : respuesta resuelta a las crisis de proliferación ; consolidación del dispositivo internacionalde lucha contra la proliferación ; esfuerzos concretos e intensificados de prevención e impedimento de la proliferación.

En este marco, y respetando el papel exclusivo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, las iniciativas francesas incluyen :

- movilización de todos los medios de los que Francia dispone para conseguir una solución cuando se produce una crisis de proliferación ;

- acciones por medio de mecanismos multilaterales. Francia aporta al respecto un apoyo constante a los esfuerzos realizados para aplicar y consolidar, donde sea necesario, los tratados y acuerdos multilaterales sobre la no proliferación y el desarme. Respalda en particular a las instituciones multilaterales encargadas de verificar el cumplimiento de dichos acuerdos ;

- participación en los regímenes de proveedores, que contribuyen a alcanzar los objetivos definidos en los tratados ;

- asistencia, cuando sea necesaria, al desarme y la no proliferación. Francia ayuda con medios técnicos, financieros o humanos a los Estados que han decidido el desarme ;

- implicación intensa en las iniciativas informales cuando contribuyen a los esfuerzos colectivos de la comunidad internacional ;

- adopción, a escala nacional, de legislaciones y medios de control adaptados para que las tecnologías y materiales no se utilicen con fines de proliferación.

 

Ya se han emprendido muchos esfuerzos.

A escala internacional, un trabajo sobre las normas, en el que Francia participa de manera activa : universalización y mejor aplicación de los instrumentos multilaterales (TNP, Convención química, Convención biológica, Código de La Haya contra la proliferación de misiles balísticos, definición de una Estrategia europea contra la proliferación de las armas de destrucción masiva y de sus sistemas vectores). Esta evolución normativa ha estado acompañada de acciones concretas : refuerzo de las inspecciones gracias al Protocolo Adicional del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), aplicación de la Cooperación Mundial del G8, intercepciones de cargas proliferantes en el marco de la PSI, aplicación de planes de acción para prevenir el riesgo terrorista.

A escala nacional, Francia ha empezado a consolidar recientemente su dispositivo jurídico de lucha contra la proliferación. A tal efecto, un proyecto de ley que refuerza los medios jurídicos de lucha contra la proliferación se debate actualmente en el Parlamento francés. Una instrucción interministerial, adoptada a mediados de 2009, se propone reforzar la eficacia de la acción del Estado en este ámbito, mejorando la coordinación interministerial y movilizando a todas las administraciones y servicios afectados.

Procede proseguir esta acción determinada de lucha contra la proliferación para consolidar el régimen internacional de no proliferación y nuestra seguridad colectiva. Francia, junto a sus socios europeos, ha presentado propuestas ambiciosas en este sentido, con miras a la conferencia de examen del TNP de mayo de 2010.

Partager