Menu

Conferencia de examen de 2010

La próxima conferencia de examen del TNP se celebrará en Nueva York, del 3 al 28 de mayo de 2010. Tendrá lugar en un momento clave para el régimen de la no proliferación nuclear, que presenta retos considerables, pero también auténticas oportunidades :

- Retos considerables : crisis persistentes de proliferación, en Irán y Corea del Norte ; amenaza de que un arma o materiales nucleares o radiológicos caigan en manos terroristas ; riesgo de que la comunidad internacional reaccione con demasiada debilidad ante estos retos, que minan el régimen de la no proliferación y amenazan seriamente la seguridad internacional y regional.

- Pero también mucha esperanza : esperanza de progresos sustanciales en el campo del desarme, con la perspectiva de llegar a un nuevo acuerdo de reducción de los arsenales ofensivos estratégicos entre Estados Unidos y Rusia, de nuevas ratificaciones del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos nucleares (TPCE) y la esperada apertura de la negociación de un nuevo tratado de desarme nuclear, que prohíba la producción de materiales fisionables para las armas nucleares (tratado Cut Off). Esperanza de que la energía nuclear civil nos permita satisfacer las necesidades considerables de energía de los países en desarrollo, y aporte una contribución esencial al desarrollo sostenible y a la seguridad energética.

La conferencia de examen de mayo de 2010 es una auténtica oportunidad para conseguir que el mundo que se construye sea un mundo de seguridad colectiva, de estabilidad y prosperidad.

Posición de Francia

Francia considera que el TNP es, ante todo, un instrumento esencial de seguridad colectiva. Es interés de todos sostenerlo, preservar su integridad y consolidarlo. Frente a los retos a los que se enfrenta hoy el régimen de la no proliferación nuclear, debemos trabajar juntos para conseguir un mundo más seguro, que permita cumplir todos los objetivos de Tratado, conciliando seguridad, estabilidad y prosperidad. Para ello, debemos avanzar en la aplicación de sus tres partes principales : no proliferación, desarme, uso pacífico de la energía nuclear.

Francia está totalmente comprometida en pro del éxito de la conferencia de examen de mayo de 2010. Es una etapa importante, se enmarca en los esfuerzos de la comunidad internacional para consolidar el régimen internacional de la no proliferación nuclear y nuestro sistema de seguridad colectiva.

Nuestro objetivo prioritario debe ser consolidar el apoyo de la comunidad internacional al TNP, teniendo en cuenta el contexto actual, que fragiliza el Tratado y le plantea dificultades.

La conferencia de examen también debe ser la ocasión de demostrar la pertinencia del TNP, es decir, su capacidad a responder concretamente a los retos actuales más urgentes, y consolidar el Tratado. Tenemos que aprovechar la oportunidad que brinda la conferencia de examen para aportar respuestas a los retos de esta nueva « era nuclear » en la que entramos. Francia está dispuesta a avanzar en todos los campos, con ambición, resolución y pragmatismo.

Francia desea que la conferencia de examen de 2010 sea la ocasión de adoptar un plan de acción que incluya, de manera equilibrada, propuestas concretas y realistas en todos los campos del Tratado (no proliferación, desarme, uso pacífico de la energía nuclear). Junto a sus socios de la Unión Europea, Francia ha presentado propuestas en ese sentido. Se trata de un programa ambicioso y auténticamente capaz de hacernos avanzar hacia un mundo más seguro.

Debemos también consolidar el Tratado precisando las condiciones para retirada del mismo y respondiendo a situaciones regionales, en particular en Oriente Próximo y Oriente Medio, donde debemos consolidar la aplicación de la resolución sobre el Oriente Medio, adoptada durante la conferencia de examen y prórroga de 1995.

Respecto a todos estos temas, la resolución 1887 1 adoptada por unanimidad por el Consejo de Seguridad, que reunió el 24 de septiembre de 2009 a los jefes de Estado y de Gobierno, es un hito crucial para la preparación de la conferencia de examen, ya que valora los principales retos a los que se enfrenta actualmente el régimen internacional de la no proliferación nuclear y elabora una ambiciosa hoja de ruta para responder a los mismos.

Partager

1

Cumbre del Consejo de Seguridad del 24 de septiembre de 2009 sobre el desarme y la no proliferación nucleares, y adopción de la resolución 1887

La primera responsabilidad del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es mantener la paz y la seguridad internacionales, es decir, garantizar un mundo más seguro para todos.

El mundo conoce hoy auténticos retos en el ámbito nuclear y Estados Unidos tomó la iniciativa, al presidir el Consejo de Seguridad, de organizar una reunión del Consejo con todos los jefes de Estado y de Gobierno (la quinta en la historia de las Naciones Unidas), el 24 de septiembre de 2009, sobre el tema : « El desarme y la no proliferación nucleares ». Todos los miembros del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia, Burkina Faso, Uganda, Costa Rica, México, Vietnam, Japón, Austria, Croacia, Turquía) estuvieron representados por sus jefes de Estado o de Gobierno, excepto Libia. El Secretario General de la ONU y el Director General del OIEA también participaron en la reunión.

Era la segunda vez que se reunía el Consejo de Seguridad por medio de los jefes de Estado y de Gobierno para hablar de la amenaza que constituye la proliferación. En la cumbre de 1992, organizada después de que se descubrieran los programas clandestinos de Irak, el Consejo de Seguridad estableció el principio de que la proliferación de todas las armas de destrucción masiva es una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

Presidida por el presidente Obama, la cumbre del 24 de septiembre confirmó la unidad y la determinación de la comunidad internacional frente a la amenaza que sigue representando la proliferación de las armas de destrucción masiva y de sus sistemas vectores.

La reunión fue la ocasión de subrayar los principales retos a los que se enfrenta hoy el régimen internacional de no proliferación nuclear : graves crisis de proliferación en Irán (el 25 de septiembre de 2009, los presidentes francés y estadounidense, y el primer ministro británico, revelaron en Pittsburgh que Irán estaba construyendo una segunda instalación de enriquecimiento de uranio), y en Corea del Norte, renacimiento del sector nuclear civil, continuación del desarme por todos los Estados.

UN Photo/Erin SiegUN Photo/Erin Sieg

La resolución 1887 adoptada por unanimidad por los quince jefes de Estado y de Gobierno del Consejo de Seguridad ratifica el papel eminente del Consejo de Seguridad en materia de no proliferación y analiza esos retos. Establece una ambiciosa hoja de ruta para afrontarlos, especialmente con las perspectivas de la Conferencia de examen del TNP de mayo de 2010 :

- El Consejo de Seguridad tratará cualquier situación de incumplimiento de las obligaciones en materia de no proliferación para apreciar si tal situación constituye una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

- Invitación a todos los Estados partes en el TNP a cumplir sus compromisos a efectos del Tratado, y a los Estados que no lo hayan firmado, a que lo firmen.

- Esfuerzo decidido de la comunidad internacional para responder a las crisis de proliferación.

- Intensificación de los controles internacionales, en particular del OIEA, con apoyo al Protocolo Adicional ; mantenimiento bajo garantía –e incluso la restitución‑ de los equipos suministrados a un Estado que no cumpla sus obligaciones a efectos de las garantías del OIEA.

- Adopción de medidas nacionales reforzadas de control y represión de la proliferación (lucha contra la financiación de la proliferación, el tráfico ilegal, el transporte intangible de conocimientos).

- El Consejo de Seguridad tratará cualquier caso de retirada del TNP.

- Promoción del desarrollo responsable de la energía nuclear civil en las mejores condiciones de no proliferación y de seguridad nuclear física y tecnológica.

- Compromiso de proteger los materiales fisionables vulnerables de aquí a cuatro años

- Creación de las condiciones para lograr un mundo más seguro que permita el desarme conforme al TNP, con las prioridades que constituyen la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos nucleares (TPCE), la apertura de negociaciones sobre un tratado que prohíba la producción de materiales fisionables para las armas nucleares (denominado « cut off ») y continuar con la reducción de los arsenales ruso y estadounidense.

 

El Presidente de la República, Nicolas Sarkozy, insistió en su intervención durante el debate posterior a la votación, en las infracciones tipificadas de Irán y Corea del Norte respecto a sus obligaciones, que amenazan el régimen de no proliferación. Subrayó que si se quería avanzar hacia un mundo libre de armas nucleares, no se podían aceptar las infracciones a las reglas internacionales. « Al tener el valor de afirmar sanciones, juntos, contra países que infringen las resoluciones del Consejo de Seguridad, daremos credibilidad a nuestro compromiso para conseguir un mundo que tenga en el futuro menos armas nucleares y quizás un día, sin armas nucleares », concluyó.